viernes, 30 de diciembre de 2011

A menos dos

Este blog lo hice con la intención de vincularlo totalmente a mi vida estudiantil, pero, como es común en estas fechas, voy a dedicar un pequeño espacio a la Navidad, Nochevieja, año nuevo, 2011... y todo lo que conlleva.

Empezaré diciendo que mi principio de año no fue especialmente el mejor. En Nochevieja me pillé "un pedo del 15" que quisiera borrarlo para siempre de mi mente, por lo cual el día 1 me lo pasé totalmente de resaca. A los pocos días ingresaron a mi abuela y mis ánimos estaban bajo cero, como podréis comprender. Después de dos semanas se recuperó y todo volvió a la normalidad: colegio, familia, casa, amigos... nada nuevo, aunque a veces prefiero una rutina que salirme de ella y que pasen cosas peores.

Llegó febrero y detrás mi cumpleaños, mis tan ansiados 18, que días antes ya no eran tan ansiados, pues quería quedarme en los 17. Sabía que no iba a tener una celebración por todo lo alto y eso me fastidió bastante. No obstante, pasé medio día en Zaragoza con mi familia de allí y otro medio en Mallorca, con los míos de aquí. Era otro día de esos raros de resaca, pero aún así fui a hacerme mi querido tatuaje, mi precioso 8 infinito en la muñeca dedicado a mi madre. También cabe destacar esos dos días por Barcelona con ellas, que los disfruté al máximo. Los días de después fueron totalmente rutinarios: colegio, familia, casa, amigos... nada nuevo.

Pasé a marzo pisando fuerte, haciendo una de las cosas que más me gustan en el mundo... una sesión de fotos. Me lo pasé increíblemente bien y los resultados me encantaron. Fue un peldaño más para eliminar mi timidez. Los días de después volvieron a ser rutina: colegio, familia, casa, amigos... nada nuevo.


Del mes de abril me quedo con mi visita al programa Tiempo de Juego de la Cadena COPE. No era la primera vez que iba a la radio, pero sí que escuchaba en directo una retransmisión. Fuendetodos fue otro de los lugares a los que fui y, más tarde, vino mi primer día de bikini, sol y playa (sí, ¡en abril!). Los días posteriores, rutina: colegio, familia, casa, amigos... nada nuevo.

Mayo fue un mes de emociones fuertes: exámenes finales de 2º de bachiller, fin de curso y fin de una etapa de mi vida. Graduación, lloros, sonrisas... cansancio y mucho estudio. Se acercaba Selectividad y había que ponerse las pilas. A pesar del estrés que todo eso conllevaba, cumplí uno de mis grandes sueños: conocer a Natalia. Vino a Mallorca justo el fin de semana que había entre exámenes finales, pero, aún así, fui, no podía perdérmelo. Fue totalmente increíble y no me arrepiento para nada de haber tenido que recorrerme la isla de punta a punta para verla. Los días de después no fueron rutina, pues el colegio se acabó después de los exámenes, pero el estudio continuó, los amigos los tenía un poco abandonados porque no tenía tiempo y la familia estaba ahí, aguantándome histérica perdida.


No quería que llegase junio, pero llegó. Días sin dormir, todo el día estudiando, tragándome libros enteros, nervios, nervios y más nervios. Sólo fueron tres días de Selectividad, pero se me hicieron eternos. Mi nota fue bastante alta y no me la esperaba, me alegró el mes, el año y mi vida completamente. Los días de después marcaron mi rutina veraniega: amigos, playa, fiesta, familia y poca casa.

Julio fue el mes de las decisiones importantes. Tenía que elegir destino y universidad para irme a estudiar, la carrera ya la sabía. Después de muuuuucho pensármelo, escogí Madrid. Los días posteriores fueron de mucho viaje, mucha playa y mucha fiesta.

Agosto fue el mes de las "des-": desesperación y despedidas. Viajes de aquí para allá, buscar piso y no encontrar nada. Estar a dos semanas de empezar el curso, no tener aún el billete ni casa donde dormir... hasta pocos días antes. Desde el día en el que por fin encontré piso hasta el día que me fui, fue tiempo de despedidas. Risas por aquí, llantos por allá y muuuuucha fiesta. El día 31, por fin, me fui a vivir a la capital.

Y es a partir de aquí donde empieza MI año propiamente dicho y remarcando el MI. Si tuviese que contar todo lo que he vivido y experimentado no acabaría hoy, así que voy a simplificarlo mucho.

Llegar a Madrid sola, encontrarme con mis compis de piso, papeleo, muebles, risas, charlas, confianza, limpieza, comprar, hacer la comida, uni. Clases, gente nueva, gente maja y gente que no tanto, profesores, carrera... MI carrera. Sangría, fiestas, fiestas, más fiestas, días por parques perdidos y días por el centro de Madrid. Vogue Fashion Night Out y quedarnos tirados en Banco de España. Un poco de estudio, exámenes, trabajos y más trabajos, profesores cabrones. Más confianza, más fiestas, más cachimbas y volver a altas horas de la madrugada. Un poco más de limpieza, comprar comida sin olvidar la sangría, noche patatera, risas y noche madrileña. Fiestas del Pilar en Zaragoza, ofrenda, familia y muchos sentimientos. Vuelta a Madrid, cumpleaños de media clase o más, tartas, coger avión e irse a Altea, casa de Elsy, piscina un 22 de octubre, fiesta, alcohol, más fiesta, música y resaca. No querer pero tener que volver a Madrid, un poco de Starbucks y otra vez a Tiempo de Juego, disfrutar, reír y Retiro. Palomitas quemadas, cocina hasta arriba de humo, intoxicación y olor a quemado que aún a día de hoy perdura. Querido Halloween y querida Amy Winehouse, muchas risas, Teatro Kapital y volver a las 8 de la mañana. Estudiar un poco más, exámenes, trabajos, fiesta en mi piso y atardeceres en Loranca. Entrevista a Javier Quintas, mucha emoción, nervios, plató de Los Protegidos, rodaje, Mario Marzo, Ana Fernández, Priscilla Delgado, Dani Avilés, Antonio Garrido... increíble. Ir a Mallorca un finde y aprovecharlo al máximo, calorcito y manga corta, madrugones y vuelta a la rutina fiestera. Se presenta diciembre cargado de sorpresas, días por el centro de Madrid con ellas, David Bisbal, cumpleaños de Natalia, sueño repetido, lágrimas de emoción. Muchas horas de transcripción de la entrevista, vídeos, comida china, tarta, chuches y muchas risas. De nuevo al rodaje de Los Protegidos, cuadros, luz, cámara y acción, mucho frío, Javier Quintas, Malena Alterio, Luis Fernández y, de nuevo, Mario Marzo y Dani Avilés. Llega el día 20 y toca volver a la realidad: Mallorca. Paz y tranquilidad, relax, mi familia, mis amigos, mi perro, centro de Palma, fiesta, compras, Navidad.


Han sido cuatro meses muy intensos y quien habla conmigo a diario bien lo sabe. No he salido de una para meterme en otra, siempre en continua tensión, pero tensión buena. 

Si habéis llegado a leer hasta aquí os podéis hacer una pequeña idea de lo increíble que ha sido mi 2011 y entenderéis que no quiera pasar al 12. No obstante, ya hay dos pequeñas ilusiones para mi mes de enero, que hacen que lo empiece con ganas. A pesar de haber crecido como persona y aprender y experimentar mil cosas durante este año, también debo decir que no estoy celebrando como toca mis Navidades. Dicen que hay que hacer un balance entre las cosas buenas y las malas y está claro que ganan las buenas por goleada, pero hay una personita de mi familia que ahora mismo y desde hace tres semanas no está en su mejor momento y no puedo estar con ella porque vive lejos. Aunque lo bueno me haga olvidar lo malo, éste sigue presente y hasta que ella no se recupere yo no estaré feliz del todo. Son mis primeras Navidades sin ellas dos y todo ha perdido su esencia. No querer que lleguen estas fechas es algo muy raro en mí, pero si no las pasas en familia cambia todo y es lo que me está pasando.

Poco más que decir, os deseo muy buena Nochevieja y un prosperísimo año nuevo cargado de sorpresas, emociones y rutina, que a veces es como se está mejor. Gracias a todos aquellos que habéis formado parte de mi 2011, sois vosotros los que habéis hecho que sea tan GRANDE. Os quiero. 

2 comentarios:

  1. Feliz año 2012 .... ya verás será mucho mejor que el anterior.... con otras vivencias, mas experiencias, mas risas, quizá algún llanto ... pero especial y superior... lo sé!!!
    Gran periodista.... muy, muy buena.
    P.D. ya se que te faltan dos personitas... pero aqui las estamos cuidando muy, muy mucho!!!! ;-)
    Se super feliz, me encanta ver que lo eres!!!!
    Te quiero muchísimo.
    Tu prima Belén.

    ResponderEliminar