sábado, 3 de diciembre de 2011

Días...

Esta entrada se va a salir un poco de lo común (periodismo), pero a la vez está muy ligado, puesto que quiero escribir sobre mi estancia en Madrid y esos días en los que una se siente sola y necesita desahogarse.

Bien, pues... cómo empezar a expresarme. Creo que a mucha gente le sorprenderá lo que voy a decir, pero supongo que me entenderán. Desde que di mi gran paso y decidí venirme a Madrid no todo han sido días y momentos buenos. Vale, ahora pensaréis "ni tú ni nadie consigue estar feliz los 365 días del año" y sí, es cierto. La felicidad no es permanente, sino que se mide en instantes pequeños. Pero lo que vengo a decir es que al haber cambiado tan radicalmente mi vida, muchas veces me siento sola. Siempre había deseado dar un giro de 180º, conocer gente y sitios nuevos, vivir en otra ciudad y aprender a ser más independiente. No obstante y como podéis imaginar, no es tan fácil. Es complicado hacer nuevas amistades; es complicado elegir a quién le vas a contar tus cosas; es complicado saber si esa persona es fiable al 100% y es complicado empezar a contar tu vida desde 0, puesto que esa persona no sabe nada de ti.

Llevo escasos tres meses alejada de mi antigua vida, pero han sido suficientes para darme cuenta de que un cambio como este no aporta todo cosas positivas. Necesito a esa persona llamada AMIGO, amigo de toda la vida o amigo de hace poco pero en el que confías. Necesito irme a tomar algo al centro con ese alguien y que me cuente sus cosas a la vez que yo le cuento las mías. Necesito alguien con el que pueda contar siempre, a todas horas y ponerle al día de todo lo que me pasa. Me sobran conocidos con los que reírme en clase e irme de fiesta y me faltan amigos que respondan al buen sentido de la palabra. Suena triste, pero es así. Amigos tengo, contados con los dedos de una mano, pero están tan lejos... Aunque, mirándolo por el lado bueno, lo importante es que siguen ahí y la distancia no ha sido obstáculo para nuestra amistad. 

En numerosas ocasiones me como la cabeza sobre cómo me ven los demás. La falsedad abunda y odio que me sonrían y a la vez estén pensando en que me aleje ya de ahí y ese es otro de mis problemas. Siento que hay gente que me pone buena cara y a las espaldas me critica, aunque desconozco el porqué. Me siento totalmente desubicada. Me suelen decir que tengo pinta de borde y prepotente, pero al conocerme soy totalmente lo contrario. Esto hace que muchos no se paren a conocerme de verdad y no sabéis cuánto me jode. Igual pensáis que  no debería de comerme la cabeza con estas cosas y que esto lo estoy escribiendo en un momento de bajón, pero en verdad es lo que siento y necesito expresarlo. 

Espero que con el tiempo esta situación cambie, dar confianza y confiar más en las personas es la solución, pero no es tan fácil. Soy muy desconfiada por la cantidad de palos que me he llevado en tan solo mis 18 años y tengo un caparazón puesto que quizás no me deja ser como realmente soy. La parte positiva de todo esto es que me evito sorpresas, pero pienso que no le estoy dando la oportunidad que se merece cada persona. Cuesta, cuesta mucho recuperar la seguridad, pero no pierdo la esperanza de encontrar a personas que estén dispuestas a compartir la vida conmigo. Todo viene en su debido momento y cuando menos te lo esperas, dicen. Y espero que así sea. 








"Ya he tenido suficiente, necesito alguien que comprenda que estoy sola en medio de un montón de gente... ¿Qué puedo hacer?..." (El universo sobre mí - Amaral)

8 comentarios:

  1. Muy buen artículo, Jéssica. Te comenté hace un tiempo, cuando tenías algunas dudas sobre cómo llevar el blog, de poner algo de enlaces y tal. Que el blog es mejor que un diario, si quieres que el resto te ayude con ciertos temas. Por si no te suena, soy Jon B., nos tenemos en Twitter, aunque por motivos personales tengo la cuenta ausente durante una temporada.
    Diste un gran paso, algo que yo, en dos intentos no pude por cobarde y achantarme y la otra por llegar tarde al cambio. Cambiarme de universidad (sí, de la misma URJC que me tenía hasta los **** y aún, en 3º, me sigue teniendo) e irme primero a la UPV/EHU y luego a la Carlos III. Quería lo mismo, ver mundo, conocer nueva gente y nuevos lugares. Y al final no lo hice por miedo.

    Valora el paso que has dado como un triunfo personal, algo que muchos no hemos podido. Mientras tú te sientas orgullosa de ese paso que has dado, que nadie te diga lo contrario. Ha sido TU decisión, y eso importa más que el resto de las opiniones.

    Hay muchas veces, que para pasar el rato los conocidos es más que suficiente. En ciertos momentos de uno mismo, ni siquiera los amigos están para ayudarte. Bien porque en sí pasan, bien porque están ocupados con otras cosas o porque a saber. De esas veces, muchas quizá, me lamente de no contar las cosas. Y el blog ha sido el único confidente de todo ello.

    Descubrirás que tener confianza en uno/a mismo/a es fundamental muchas veces. Lo mismo te digo para un examen que para una entrevista de trabajo, y más.

    Lo de aparentar ser borde no lo creo. Sólo te conozco por el Twitter, pero me atrevo a pensar que no eres borde. Cierto que las primeras impresiones suelen dejar en el subconsciente de uno la idea de otra persona, aunque nunca es así, pues sabrás que no todos somos iguales 24h al dia, 365 dias al año. En los primeros compases suelo tener carácter; es más, seguro que me echan más cara de borde que a ti y otros muchos más, me debe venir de serie, no sé XD y sólo los que me han conocido en bajones y diversos momentos, trabajando, de cena, fuera, en confidencias y tal, saben que no soy así. Soy de los que piensa que es mejor tener carácter y algo de mala hostia (bordería tmb) que llegar a ser dócil y no saber cómo responder muchas veces.

    En cuanto a los palos, es normal pensarlos. A mis recién cumplidos 20 años estoy ya harto de los palos de la gente y de como se desenvuelven algunas situaciones. "Y no te queda nada"; la típica frase de madre. Paciencia y tiempo, me solían decir; y te lo escribo a ti. Es mejor no adelantar los acontecimientos; si han de pasar, pasarán. Buenos y malos, divertidos y tristes.

    No desesperar y a seguir adelante. Te dejo una frase del poema Ulises, de Alfred Tennyson, que espero que te sirva de ayuda en algún momento: "To strive, to seek, to find, and not to yield" (Trabajar, buscar, encontrar y no ceder).

    No desesperes ;)
    PD: yo hubiera puesto alguno de La Oreja de Van Gogh jajaja pero eso será por afinidad personal.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jéssica! No escribes mucho, pero cuando lo haces es un golpe sobre la mesa, ¿eh? jeje
    Verás, yo tengo 23 años, llevo desde los 19 en Madrid que me vine desde Ibiza (sí, somos vecinos) y me tocó venirme para trabajar. En estos 4 años he pasado por distintos trabajos e incluso clase, ya que me vine a trabajar pero nunca he dejado de estudiar a la vez.
    He conocido bastante gente de aquí y gente de fuera, y sin embargo siempre he tenido y sigo teniendo esa sensación de soledad de la que hablas. Y te podría decir que se acentua mucho más a la vuelta de mis visitas por la isla o en momentos en los que hay puentes o vacaciones, como puede ser ahora la cercana Navidad en la que sabes que todos tus amigos se juntarán allí y tú aún no estás con ellos.
    Esa sensación es normal, es muy normal.
    Llevas 3 meses aquí, debes darte tiempo para asimilar tu nueva vida, conocer gente, vivir cosas nuevas, aclimitarte a la ciudad, hábitos...
    Es muy sano que tengas esa sensación, porque aunque conozcas gente nueva, TU GENTE son únicos y con esa sensación y la distancia aprendes a valorarlos mucho más, y a disfrutarlos cuando puedes estar a su lado.
    No desesperes por ello, aprende a valorar todo lo que estás haciendo por tu futuro, la fuerza que tienes y las ganas por hacer realidad lo que deseas.
    Por cierto, a mi me has contestado alguna cosilla que te he escrito por Twitter sin necesidad de hacerlo. Dudo que seas borde pues. Lo que pasa que las personas con una primera impresión ponemos una etiqueta que pesa demasiado.
    Espero que estos pequeños momentos malos para ti sólo te sirvan para coger impulso.

    ResponderEliminar
  3. tu problema: te procupa demasiado el que diran, no puedes vivir pensando constantemente en la gente, si quieres triunfar en la vida debes saber que naces y mueres solo, y para conseguir tus objetivos no hay nadie mas que tu, por eso tienes que ser fuerte y sobretodo ser tu misma y en cada momento hacer lo que te haga feliz, si te apetece confiar, confia, somos humanos y en nosotros esta el error, al que creo tienes demasiado miedo, te aterra la idea de no llegar, te mata por dentro que algo no salga perfecto, no quiero decir que sea malo, eres como quieres ser, haz lo que tu quieras hacer, nadie importa mas que tu.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jess,
    Te entiendo prefectamente, de mis 5 años en Lleida... ya te comenté, los primeros fueron durillos, pero como te han dicho, aprendes a valorar a los AMIGOS que de verdad tienes, y alguno que otro saldrá de tu paso por los madriles... no te preocupes por la impresión que puedas dar, quien quiera conocerte lo hará y quien no... pues no. Los pasos para atrás... ni para coger impulso!!! Un beso muy grande y ánimos, exprime tus dias en casa y carga pilas!!

    ResponderEliminar
  5. Llego aquí a través de tu comentario en ese estúpido TT de Twitter y me encuentro con que no sólo somos tocayas, sino que ambas somos futuras periodistas :) (que con un caparazón pasa gran parte de mi vida)
    Claro, que yo la estudio en la Miguel Hernández de Elche, y no en Madrid (y además con Com. Audiovisual como tú, qué envidia ñé!)
    Y qué decirte, personas falsas hay en todas partes, más cerca o más lejos... a mí también me pasa (y a muchos). Aunque ahora estés algo triste, algún día podrás quitarte ese caparazón y encontrar a alguien en quien confiar :) Mientras tanto, durante esa "búsqueda" (no sé si es la palabra más adecuada xD), ello ayuda a valorar lo que se tiene, los que se cuentan con los dedos de una mano, como bien se dice
    ¡Ánimo!
    PD: si quieres, puedes escribirme aquí http://ilusionesdepapel3.blogspot.com/ que no todos los días una se encuentra tocayas futuras periodistas... ¡me hizo mucha ilusión este "descubrimiento"! ^^

    ResponderEliminar
  6. uhm vaya :-( ... estas entradas sí que me gustan jeje, las otras también eh :-) ... la verdad es que leyendo tu artículo parece que lo hubiese escrito yo jajaja aunque la diferencia está en que yo ni he cambiado de ciudad.

    Aunque puede que sea decir lo mismo que los demás han comentado ya, creo que todo esto es cuestión de tiempo, algo que debes asumir es que a todo el mundo no se le puede caer bien pero lo más importante de todo es que no cambies tu forma de pensar (habrá más de uno que no estará de acuerdo en esto pero es mi opinión) ... y como ha dicho Alicia en el comentario anterior, el que te quiera conocer lo hará y el que no, no es necesario que gastes ni un solo segundo en pensarlo, él se lo pierde.

    Un saludo, mucho ánimo y para lo que necesites por aquí andamos ;-)

    ResponderEliminar
  7. Hola Jéssica,
    No se bien como he llegado hasta tu blog, pero la cuestión es que he leído tus entradas y te comprendo perfectamente, estoy en una situación parecida a la tuya.
    Soy de la costa de Huelva y llevo 2 meses en Leganés (Madrid), todo es distinto, apenas se conoce gente al principio y aunque poco a poco vas haciendo amistades y conocidos, siempre falta ese amig@ a quien le cuentas todo lo que te ocurre y que te pasa por la cabeza.
    Pero soy optimista y aunque los amigos de toda la vida siempre sigan ahí, con el tiempo conoceremos a nuevos amigos que también sepan escucharnos y deseemos saber de ellos con la complicidad que quizá aún nos falte.

    Un saludo,

    CR


    PD: quizá hasta hayamos coincidido algún día en el metro... xD

    ResponderEliminar
  8. Jessica, no se si sabes quien soy, pero seguramente me hayas visto por tu tuenti, ya que nos agregamos para buscar piso en madrid.
    Decirte que siento todo lo que te pasa, yo tambien me fui de Granada a Madrid y al segundo dia queria dejarlo todo, lo echaba de menos todo, mi gente, mi familia, incluso a la gente que veia por la calle de mi pueblo. Pero poco a poco me he ido comiendo la cabeza y pensado, que estoy haciendo lo que yo queria hacer, y no pienso dar un paso atras, porque para ganar ahi que arriesgar, y creo que hicimos bien, si nuestro sueño era hacer la carrera que estamos haciendo, porque no hacerla? nos ibamos a quedar con la duda toda la vida si no lo hubieramos hecho? Sabemos que es duro, te entiendo perfectamente, que hay momentos que estas redeado de gente pero te faltan tus amigos de toda la vida, a los que has dejado alli lejos, pero ten una cosa en cuenta, que ellos seguro que nunca te van al a olvidar y siempre que vayas a tu ciudad van a estar ahi como si no te hubieras ido, deseando que le cuentes todo sobre Madrid, pero son inevitables esos momentos de bajon en los que te acuerdas de ellos, el que estaran haciendo? seguro que estan todos juntos y yo aqui? pero seguro que ya te pasa como a mi, que has aprendido a evadirte un poco de esos pensamientos. Te podria seguir escribiendo pero creo que esta bien ya.
    Ya sabes, para arriesgar hay que ganar. Mucha suerte y disfruta de Madrid que no esta tan mal.

    ResponderEliminar