martes, 27 de marzo de 2012

Incongruencia textual

Blanco, gris, negro. Un caracol en un día de lluvia.
Y respiro. Y truena. Y llueve. 
Palabras que vienen y van. Me mira. La luz parpadea y pasa un coche a mi alrededor. El cielo está oscuro. Una estrella y mi reflejo. Sentimientos con un toque de locura. Amor. Me siento y empiezo a leer. Te quieros afilados, plumas de papel y otras cosas varias. Indiferencia con un poco de música. Relajación. Pienso, pero no existo o existo y no pienso.
Y ahora corre, salta, vuela.
Se aleja, huye, se esfuma. 
Recibo señales. O no. Quiero y no puedo, puedo y no quiero. Ahora o nunca. Me precipito al vacío.
Y caigo.
Y muero.

miércoles, 21 de marzo de 2012

¿Periodismo muerto?

Casi lloro. Pelos de punta. Otra crítica al Periodismo me llega a lo más hondo y consigue emocionarme. Por un momento creo que escogí un mal camino, pero ese pensamiento se esfuma rápido de mi mente. La verdad duele. Mucho. Ésta debe darse en pequeña dosis, entera puede derrumbarte. O matarte directamente. Necesito otra opinión, otra visión del mundo más optimista. La busco, pero no consigo encontrarla. Vuelvo a derrumbarme. No obstante, creo que debo seguir hacia adelante para llevar al Periodismo a otra parte. De nosotros depende el futuro de nuestra profesión. De nosotros. NO-SO-TROS. Periodistas.

"Si supiera que el mundo se acaba mañana, yo, hoy todavía, plantaría un árbol"; 
Si supiera que el periodismo se acaba mañana, yo, hoy todavía, elegiría esta profesión.